4 de diciembre de 2013

Seis microrrelatos sobre la sensación de vivir (II)

A Susana Escarabajal

     Josefa y Carlos hacía dos años que estaban casados pero, cuando llegaban del trabajo, no sabían qué hacer. Tenían una idea de la diversión basada en los lugares comunes y habían pasado por todos ellos con tanta asiduidad que ya no les estimulaba ninguno.
     En el piso de enfrente, vivían dos ancianos, Juan y María. Ellos eran felices como dos niños, no conocían la rutina ni el aburrimiento. Sus corazones estaban henchidos de felicidad. Poco les importaba qué cosa concreta hicieran juntos, solo les importaban sus corazones y la belleza del otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario