6 de abril de 2013

Seis microrrelatos para olvidarse de los celos (I)

A Isabela Dávila
     
     Dos amigos psiquiatras conversaban mientras recorrían la campiña a la caza del rebeco:
     -Tengo un paciente que cree que está enfermo pero solo es tonto -dijo uno de ellos con jactancioso sarcasmo.
     -Y aquel paranoico con ideas delirantes acerca del oxígeno, ¿cómo está ahora? -preguntó el otro.
     -Peor que nunca -respondió el primero-. Ahora dice que el aire se está escapando al espacio exterior. No reacciona bien con ningún medicamento. Es un auténtico caso perdido.
     -¿Y está casado? Seguro que tiene a su mujer atormentada con los celos -dijo el segundo.
     -Está casado y es un caso singular porque no es nada celoso -dijo el primero-. Es curioso: se casó con ella porque la quería

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario