10 de abril de 2013

Ellos

     -Lo que daría por mantener lejos de mí a los traidores -dijo un técnico electricista al cura en cuya casa estaba instalando una lámpara.
     -Es cierto -dijo el cura-. Pero son hombres cuyo espíritu está cerrado a la verdad y no pueden gozar de la luz y yerran toda su vida lejos del redil de Cristo.
     -No -respondió el electricista-, son chiquilicuatros de poco seso que están siempre enredando y son más peligrosos que un mono con una navaja de afeitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario