14 de abril de 2013

El consejo de un abuelo

     Un adolescente, que acababa de terminar el curso académico y estaba ya de vacaciones de verano en el pueblo de origen de su padre, hablando con su abuelo en su casa, le comunicó su deseo de lograr la fama y el aplauso de las multitudes pero no tenía claro la vía que escogería para conseguir estas metas. Sin embargo contemplaba dos posibilidades, el deporte y el arte. Su abuelo, queriendo ayudarle a escoger, le preguntó qué se le daba mejor:
     -Pues no sé, abuelo -respondió el adolescente-. La verdad es que creo que el arte se me va a dar mejor que el deporte porque, en el deporte, para triunfar tengo que ser el mejor y, en cambio, en el arte, solo tengo que ser yo mismo.
     -Muchacho, dedícate al deporte, hazme caso -dijo el abuelo-. Ser uno mismo es una tarea tan dura que no quisiera por nada del mundo que un nietecito mío la tenga que sufrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario