17 de enero de 2013

El meteorólogo

   Un meteorólogo, muy aficionado a leer, decidió hacer sus pinitos como crítico literario en una revista de provincias. Como criticaba los poemas y cuentos de los otros participantes en la publicación, alguien se enfadó y escribió este cuento: 

   Un día llegó en que la ciencia acabó con todo lo imprevisible. El arte perdió todos sus secretos. En aquel tiempo siempre amanecía soleado y todas las novelas eran Guerra Y Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.