29 de diciembre de 2012

Seis microrrelatos sobre la bondad (IV)

A Cleopatra Smith

   -No, Hagen -decía Bertram Fischer a su vecino de mesa en una cena en casa de los Kaufmann-, la prueba de que los inteligentes prefieren el Mal es el hecho que los sucesos que protagonizan la Historia brotan de acciones e intenciones malvadas y la evidencia de que todo es sufrimiento en el mundo para los que no se alzan con el poder.

   -Lamento disentir de ti, Fischer -dijo Hagen Schreiber tras pasar por sus labios una servilleta-. Eso lo único que probaría es algo que es bien sabido de todos: la nefasta ansia de protagonismo de los chiquilicuatros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.