4 de octubre de 2012

Seis microrrelatos para promover la generosidad (V)

A Bea Viña

A un médico y filósofo medieval llamado Petrus Asturiensis le preguntaron por qué el ser humano era a veces bueno y a veces malo, a veces amaba y a veces odiaba y a veces manifestaba generosidad y a veces mezquindad. Él lo pensó un instante y dijo:

-El hombre tiene dos manos iguales, una para dar y otra para tomar, pero su corazón está inclinado hacia un lado. Cuando el corazón lleva los espíritus vitales a las manos, por su misma inclinación, lleva más espiritus vitales a una que a la otra. Cuando el corazón lleva más espíritus vitales a la mano derecha que a la izquierda, el hombre manifiesta bondad, amor y generosidad. Pero cuando el corazón lleva más espíritus vitales a la izquierda que a la derecha se asemeja a las bestias que no tienen manos sino pezuñas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.