22 de septiembre de 2012

Carta a Videla

A Cleopatra Smith

(AGRADEZCO A MALVADO DILAN SU ADVERTENCIA SOBRE MIS ERRORES EN LA REPRESENTACIÓN DEL DIALECTO ARGENTINO QUE ME HA PERMITIDO MEJORAR EL TEXTO)

Querido y boludo Jorge Rafael Videla: 

Soy beneficiario de la política de adopciones que vos instituiste para los niños que nazcan de las comunistas que agarrás. Tengo una nena de buen cuerpo y cara bonita y cerebro que promete ser de una mujer de verdad porque es boba y atolondrada. La piva me tiene a mal traer porque heredó las ideas de su vieja. 

Ahora mismo no caigo en si las ideas son hereditarias, no me estudié bien esa cuestión cuando iba a secundaria. Supongo que no lo serán porque, si lo fueran, no me habría hecho falta ir a la Universidad a estudiar para abogado porque mi viejo ya era un zorro de las leyes cuando se acostó con mi vieja nueve meses antes de tenerme a mí. Pero esa nena siempre se está torciendo a la izquierda como persona irreflexiva que es.

¿Podés creer, Videlita, que esa nena me pregunta por qué el perrito de nuestro jardinero es chiquitito y dócil y le deja que lo acaricie y el nuestro es feo y fiero y gruñe y enseña los dientes a cualquiera que llega? Yo le respondo que porque el jardinero no tiene plata que guardar porque ella es inocente y no hace los razonamientos por sí misma. Pero, entonces, ella me responde: 

-Y por qué no tiene plata si trabaja mucho. Papi, ese hombre trabaja más en un día que vos en una semana... 

Videlita, esa nena me mata, me mata... Entonces, le tengo que responder:

-Dora, trabaja más porque los pobres no han conseguido todavía ganar toda la plata que tienen los ricos.

Pero la nena sigue haciéndome preguntas de comunista y me pone los nervios de punta. Me pregunta:

-Papi, ¿y cuánto le llevará al jardinero llegar a rico? Porque lo veo muy viejo y cansado y creo que se va a morir antes de tener un jardinero para él.

Y yo no puedo soportar que sea tan boba pero le contesto:

-Dora, él no tendrá jardinero, pero su hijo o su nieto, lo tendrá seguro.

Pero Dora es una nena boba y tonta, que tiene las cosas de su vieja y me dice:

-Papi, ¿y, cuando todos sean ricos, quién será jardinero? Tendrás que cuidar vos de las flores y a vos no te gustá mancharte de tierra el pantalón.

¿Sabés?, cuando me dijo esto, me puso los nervios de punta... ¡Che, nos rodean los comunistas! ¡Llegó el mal a nuestra propia casa! ¿Sabés lo que le dije, Videla?

-Hija, entonces habrá que hacer una guerra para que vuelva a haber pobres. 

Pero ella no callaba, no, seguía y seguía.

-Papi, ¿que te gusta más ir a la guerra que cuidar de tu jardín?

Che, Videla, si sigue así, te la mando para que la hagás desaparecer... ¡Ya estoy harto de esta nena...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario