2 de agosto de 2012

Un Nuevo Universo

A Tesa Gasull Tort

Dios era una conciencia sin materia y estaba solo y nada existía aparte de Él. Entonces, pensó en lo bueno que sería tener un cónyuge y la imaginó y su imaginación se la representó tan vivamente que se enamoró de ella y entonces sintió deseos de ser amado por ella y su deseo le hizo creer que ella le amaba.

Su corazón se llenó de felicidad por ello y comenzó a crear las estrellas y los planetas y formó la Tierra con sus mares, sus ríos, sus montañas, sus lagos y volcanes, su viento y sus nubes. Creó las plantas y los animales y después creó a los hombres, dichosas criaturas que viven para el amor y los hombres embarcados en sus empresas recorrieron la Historia durante miles de generaciones y aparecimos tú y yo y yo te amé y fui dichoso con ese amor y luego mi vida se fue como en un sueño y también la tuya y la de tus hijos y la de tus nietos y bisnietos.

Pero un día la Historia llegó a su fin y la especie humana pereció y también toda la Tierra se convirtió en un desierto estéril. El universo entero se esfumó, galaxia tras galaxia, en su infinita extensión y esto ocurrió cuando Dios comprendió que no tenía un consorte que le amara y que ese espíritu que tan apasionadamente había amado era sólo una voluta de su propio pensamiento.

Entonces le invadió la tristeza y, de su marchito corazón, manaron espacios vacíos y llenos de penumbra. Pero si Dios sentía soledad, era porque alguna vez había estado en compañía de otro espíritu. Cuando el vacío que procedía de su corazón comenzaba ya a volverse proceloso y, sobre él, una tormenta infinita comenzaba a formarse para pugnar con el vacío en una lucha infernal y destructora, la voz de otra conciencia irrumpió en la suya.

-Vuelvo a ti -le dijo sin más.

Y, entonces, recordó a aquel espíritu desterrado de su corazón desde tiempos tan remotos que la memoria de su existencia se había confundido con sus infinitos sueños. Se unió con ella en un abrazo eterno y, de la felicidad de aquellos dos corazones, surgió un nuevo universo donde sólo la alegría era posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario