16 de agosto de 2012

Seis microrrelatos comicopatéticos (II)

A Nieves Delgado

Salva vivía amargado, metido en el torbellino de un círculo vicioso, y su amiga Silvia lo estaba todavía más viendo el estado en que se encontraba su amigo y lo mucho que la importunaba.

Salva se había encontrado innumerables veces ante el ultimátum inapelable de Silvia

-O amistad o nada...

Él se decidía siempre por la amistad pues la quería enormemente y no podía soportar la idea de quedarse sin su compañía. Pero, a las pocas semanas, volvía a sentir la agridulce llamada del amor, llevado por la falsa ilusión de que ella al fin le correspondía. Entonces él comenzaba a tomarse unas libertades que la soliviantaban y la acosaba hasta un punto intolerable para ella y todo acababa en un nuevo ultimátum que era el comienzo de un nuevo periodo con un desenlace similar a todos los anteriores.

Así que al final el ultimátum fue diferente a los anteriores. Esta vez, Silvia dijo a Salva:

-O pides ayuda o nada...

Ahora el pobre Salva está en un centro especializado en tratar dependencias donde le inyectan sustancias para aliviarle el mono de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.