13 de agosto de 2012

Seis microrrelatos comicopatéticos (I)

A Isi Dávila

Marcos, al salir del retrete del bar, vio a Elisa en la barra. Se aproximó a ella y le dijo:

-Elisa...

-¡Largo de mi vista, energúmeno! -le gritó Elisa.

-Elisa, yo te amo... -dijo Marcos.

-¡Largo o llamo a mi novio que ha ido a comprar tabaco! -respondió Elisa.

-¿Tanto te cuesta amarme, Elisa? 

-¡Y tanto que sí! ¡Largo de aquí o llamo a la policía!

-¡Elisa, me amarás alguna vez!

-¡Jamás...! ¡Jamás...! ¡Ni cuando las ranas se peinen con raya en medio!

Marcos inclinó al suelo el rostro y dijo, tristemente, bajando la voz:

-Está bien... El mes que viene te lo preguntaré otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario