9 de agosto de 2012

Amor o amistad

A Ana Quevedo

Aránzazu estaba sentada en el parque leyendo un libro de poemas y llegó Aitor. Se sentó junto a ella sin decir nada, porque nunca hablaban mucho. Pero, al cabo de un rato, Aitor se rascó la cabeza y dijo:

-Arantxa, ¿lo nuestro es amor o amistad?

Aránzazu se levantó y comenzó a caminar por el parque mientras Aitor le seguía. Luego salió del parque y avanzó en línea recta tres o cuatro manzanas. Dobló la esquina por el bar de Edurne Zabaleta y luego cruzó el río acariciando el barandal del puente. Aitor iba detrás pensando muy nervioso en qué le contestaría a su pregunta. Arantxa caminó por la zona antigua de la ciudad durante una hora, recorriendo las calles en zigzag. Aitor se desesperaba, no entendía por qué se lo estaba pensando tanto. Finalmente, llegó a la playa, se quitó los zapatos y con ellos en la mano paseó sobre la arena. 

Aitor se puso delante de ella y le dijo:

-Arantxa, ¿lo has pensado ya?

-¿Si he pensado el qué? -preguntó Aránzazu.

-¿Lo nuestro es amor o amistad? -repitió Aitor.

-Aitor -respondió Arantxa-, no he estado pensando en tu pregunta. Estaba demasiado distraída disfrutando de tu compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.