5 de julio de 2012

Seis microrrelatos contra el miedo a la soledad (II)

A Alejandra Vallejo-Nájera


Esa noche, cansado de ir a bares atestados de gente ruidosa para sentirse acompañado por la muchedumbre, paseó tranquilamente por las calles solitarias absolutamente solo y se dio cuenta de que el miedo que había tenido hasta entonces a quedarse solo era porque se hacía muy mala compañía y que los únicos que están solos son los que se abandonan a sí mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.