21 de junio de 2012

Seis microrrelatos para bien amar (VI)

A Renate Mörder

Dos peones de albañilería almorzaban, sentados en el cuarto piso de un edificio en construcción. Las paredes aún exhibían, sin enlucir, los ladrillos unidos con el hormigón. El más joven de los dos le dijo al otro:

-Pepe, quitando el tema del sexo, ¿cuál es la diferencia entre el mejor amigo y la novia?

Pepe meditó un tiempo y al final contestó:

-Si estás solo con tu mejor amigo un día festivo durante más de hora y media, puedes perder al amigo pero, si no estás solo con la novia un día laborable hora y tres cuartos o más, puedes perder a la novia.

-¡Caray! -se limitó a replicar con cierta inquietud el otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario