16 de junio de 2012

Seis microrrelatos para bien amar (IV)


A Julia Montejo

Un amigo mío, que es un erudito polaquista (pero muy simpático) dice haber leído, en el borrador de "Quo Vadis?" de Henryk Sienkiewicz, por debajo de un gran borrón de tinta, lo siguiente: 

 "-¡Oh, dioses, me he enamorado del nuevo esclavo, Servandus, es tan hermoso...! -dijo Nerón rasgando suave y distraídamente su lira.
"-¿Y qué os parece que os ha enamorado de él, césar? -preguntó Petronio.
"-Sus caderas, su tórax, sus hombros, la virilidad de su sonrisa... ¡Su hermosura, Petronio, o es que no crees que la tiene a raudales! -contestó irritado Nerón.
"-Perdonadme, oh, césar, no me gustan los hombres -replicó Petronio- pero tampoco creo que se deba amar la belleza pues no es una entera cualidad de las cosas o las personas sino  más bien una fantasía de nuestro deseo por lo que enamorarse de ella es tan absurdo como amar el amor...
"-¿Entonces, mi impertinente Petronio, de qué se ha de enamorar un hombre? 
"-De lo más feo que haya en la persona más hermosa. Sólo lo feo es real, césar."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.