11 de junio de 2012

Seis microrrelatos para bien amar (II)

A Txaro Cárdenas

El dios Amor reparte el salario los viernes. Se sienta en su mesa y da a cada pareja su bolsa de monedas. Las bolsas están en dos montones. En un montón están las bolsas con menos monedas, que son para las parejas que se aman porque se parecen y en el otro montón están las bolsas más repletas, que son para las parejas que se parecen porque se aman. Se aplica así una ley justa que consiste en pagar más a los que más trabajan.

2 comentarios:

  1. Y supongo que hay muchas más bolsas sin repartir en el segundo montón que en el primero ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. No, Nieves, se reparten todas pero el segundo montón tiene menos bolsas que el primero :)

    ResponderEliminar

Gracias por su comentario