24 de mayo de 2012

Seis microrrelatos para levantar el optimismo (V)

BAJA AUTOESTIMA

A Bea Magaña


-Soy un don nadie, un pobre diablo, no sirvo para nada... –le decía al repartidor de pizzas un hombre enfundado en un albornoz desde la puerta de su piso.

El repartidor levantó con impaciencia los ojos al techo y le contestó con mal humor:

-Si no sirves para nada, no te usarán. ¿No te sirve eso de consuelo?



2 comentarios:

  1. Pues sí, creo que me sirve.
    Gracias, Luis, por la dedicatoria.
    Un abrazo, hermano.

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo, Bea, ha sido, literalmente, un placer ;)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.