5 de marzo de 2012

Seis microrrelatos para no odiarse a sí mismo (IV)

Dedico este relato a mi amiga 
Susana, la administradora de 
fantástico blog de reseñas literarias.
"Susana, nosotros no creemos en cuentos 
chinos, cada cual tiene que enfrentarse a
a su propio destino individual y ser 
inventor de su propios valores".

"-¡Un vikingo envidia a los que mueren en el campo de batalla...! -decía Olaf Svarson arengando a sus tropas en la playa.

Entonces se levantó un soldado y dijo, emocionado:

-Olaf, anoche tuve un sueño. Soñé con Stig Igdalson, que murió en la guerra de Normandía. Le colgaba a un lado media cabeza, porque se la partieron con una espada de arriba a abajo. ¡¿Y querrás creer que me miraba de medio lado, por encima del hombro, como si yo no valiera nada para él?!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario