1 de marzo de 2012

Seis microrrelatos para no odiarse a sí mismo (II)

Dedico este microrrelato a
Madeleine Bonpassant, escritora
cuyas obras, aunque sencillas, no
 carecen de la chispa de lo fascinante.
Acaba de publicar su primera novela 
titulada "Por un hombre así me derrito".
Madeleine,  mi corazón te agradece el 
interés que te han despertado mis escritos.


"El pájaro quisiera ser perro para ahuyentar a los gatos. El perro, hombre para poder besar. Pero el hombre quisiera ser pájaro para olvidar sus complejos".

2 comentarios:

  1. Me ha encantado!...pero en toda la amplitud que significa la palabra encantar.
    Me has sorprendido, me has emocionado y me ha gustado muchísimo.
    Todos anhelamos lo que no somos pensando que así seríamos perfectos. Qué sencillo sería aceptarse tal cual y complementar nuestros fallos con ingenio.
    Ser pájaro parece ser algo pequeño e insignificante. Quizás uno quiera ser pequeño para no tener responsabilidades, para como tú dices poder ser libre y volar.
    Hay que buscar momentos de libertad y no importa ser pájaro, perro, gato o hombre, todos nos merecemos esos momentos, quizás debiéramos mirar más a los animales y aprender de ellos. No les es difícil disfrutar del esparcimiento por más duras que puedan resultar sus vidas. El “ahora” es lo único que les preocupa ;)
    Muchas gracias por este microrelato. Me has hecho reflexionar ;)

    ResponderEliminar
  2. Sin comentarios, Madeleine, chapeau a lo que has dicho ;)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.