27 de febrero de 2012

Seis microrrelatos para no odiarse a sí mismo (I)

Dedico este microrrelato a Ana Mireles,
una amiga de facebook y seguidora
de mi blog que me mostró verdades
olvidadas acerca del camino de la salud.
Ana, sigo en el camino de asimilar
lo que nunca debería haber desaprendido.

"Mi marido ha engordado como un cerdo desde que perdió el trabajo. No para de hacerse reproches a sí mismo y, claro, ahora come para dos..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario