18 de noviembre de 2011

Lo que hay que decirle a una abogada guapa y soltera que te encuentres en el Facebook



Asunto: Solicitar sus servicios profesionales.
Necesito una abogada de buena presencia, que sepa hablar español y que muestre en su rostro evidentes signos de inteligencia y dulzura para que abogue por mi corazón ante el suyo propio. Es por este motivo que solicito sus servicios,  mi buena señorita. Imposible pagar la minuta sin empeñarme para toda la vida, lo que no me importaría si usted llevara a buen término sus propósitos y ese juez duro, implacable, riguroso y exigente que tiene usted en su pecho volviera hacia mí su rostro, terrible por cuanto de su voluntad depende mi vida, y emitiera un veredicto favorable. Entre tanto, permanezco en una cárcel de amor en que me encierran sus ojos y su sonrisa de niña, como rejas del más duro metal, torturado por la sospecha de su desdén, mal alimentado por esperanzas sin fundamento y esperando al médico, que al mismo tiempo es mi asesino porque trae al Amor, fuente del mayor dolor y la mayor dicha. Mi alma es ahora suya, métala entre los demás documentos de su despacho y después olvídela escondida entre cartapacios apilados y polvorientos o no me mate de dolor y devuélvamela con una respuesta favorable, así la guarde el Cielo como lo veo yo en su rostro en todo su esplendor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.