30 de septiembre de 2011

El niño que descubrió una conspiración

Dedico este microrrelato, que considero uno  de los 
mejores que he escrito, a SUSANA,
administradora del blog Fantastic WonderLand , 
sin pedirle nada a cambio , sólo porque creo que se merece
que entre tanta gente a la que ayuda, reciba el 
agradecimiento de  alguien que  la sabe frágil pese 
a la fortaleza que demuestra todos los días.
Va por ti, Susi

Luis Rafael García Lorente


Juan, un adolescente de 15 años y Felipe, su hermano de 5, a la espera de que sus padres terminaran de hacer el equipaje para regresar a la ciudad, charlaban frente al fuego de aquella chimenea que solo se encendía en Navidad, cuando la familia pasaba las vacaciones en aquel chalet de montaña, buscando el apacible y solitario ambiente natural.

-¿Y por qué te gusta tanto el libro? -preguntó Felipe.

-Porque te habla de una conspiración secreta en la Historia -respondió el hermano mayor-. De cómo el faraón Akenatón formó una asociación con los mayores sabios de Egipto para hacer posible los viajes hasta el Sol y cómo con el tiempo esa asociación se convirtió en una sociedad secreta que se mantuvo oculta hasta que unos hermanos que eran miembros de ella inventaron los aviones.

Pero lo que no te imaginas, Felipe, es que los ovnis han venido a la Tierra por petición de esta sociedad secreta y lo han conseguido porque Marconi, que inventó la radio y era otro miembro de esa sociedad secreta, en realidad inventó algo mucho más importante pero lo mantuvo de incógnito y fue la radio interplanetaria...

-¡Qué guay! -dijo Felipe

Durante unos instantes, los dos permanecieron en silencio contemplando las llamas, luego Felipe dijo:

-Hace por lo menos un mes que las napolitanas no echan el gusto bueno de antes. Eso es por una conspiración secreta.

-¡Una conspiración! -dijo su hermano sonriendo- ¡No creo! ¿De quién?

-Pues de esa cosa tan buena que va por dentro...

2 comentarios:

  1. Menuda imaginación tenía es niño. ¿La crema de las napolitanas no quiere ser buena para que nos e la coman?
    Hay madre que lio me he montado yo sola.
    Muy bueno el relato amigo.
    Un abrazo y disculpa lo poco que me paso últimamente por aquí ..el tiempo manda y ordena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Wersi, no te preocupes porque no puedas visitar el blog. El talento es generosidad y nosotros la tenemos aunque en mi caso no sé si es por talento o por otra cosa. En cualquier caso no me gustaría que te sintieras obligada. Visítame sólo cuando te haga feliz y no te pido más. Un besazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.