18 de julio de 2011

Consulta psiquiátrica


El enfermo acabó un largo monólogo en el que mezclaba a partes iguales delirios de grandeza y de culpabilidad. Entonces quedó en silencio intentando recordar alguna cosa más pero el psiquiatra, que le estuvo escuchando con atención profesional, respondió:

-Ya es suficiente. Le voy a dar una mala noticia: usted no tiene razón, aunque a los locos hay que dársela. Ha perdido el juicio, aunque todavía puede apelar. Está como una moto y no como un tren pero todavía no ha perdido el de su salud. Le voy a dar un consejo, chaval. Usted no es Van Helsing, ni el doctor Frankenstein, ni el Rey de Roma, ni el Preste Juan. Usted es un ser real pero no de la realeza. Usted es un hombre de la calle pero no un hombre público. Usted es corriente porque, si se le toca, es mortal. Usted es el que es pero ya ve que no es Yahveh. Voy a hacerle ver a usted una cosa clara, tan clara que la podrá tocar con las yemas: es usted, sólo usted, aquel a quien hace el mal. De modo que no se sienta culpable porque toda la culpa la tiene usted.

2 comentarios:

  1. Ya he enlazado tu blog al mío. Saludos =)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Te, eres muy amable, lo mismo voy a hacer yo ahora mismo. Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por su comentario