10 de junio de 2011

Las Ciencias Armadas


Acababa de presentar su libro "Los Jóvenes de Hoy no saben divertirse sin beber". Ahora avanzaba por entre las hileras de coches del aparcamiento en busca de su vehículo. Tras hallarlo, entró y lo arrancó. Se disponía a meter la primera y abandonar velozmente el recinto cuando el filo de una navaja fue colocado contra su gaznate por un brazo que emergía de la oscuridad del asiento de atrás.

-Quiero que cambie el título de su libro -le dijo el dueño del arma echando el pegajoso aliento sobre su nuca.

-Lo que quieras -dijo el sociólogo.

-A mi no me gusta beber. Yo sólo me divierto esnifando pegamento.

-Me parece bien -dijo el sociólogo. Una forma sana de evitar la bebida. Yo lo hago también.

Pero en ese momento, el dilecto estudioso de las sociedades humanas deslizó su mano por debajo de la chaqueta, donde llevaba escondida una pistola. Rápidamente se revolvió y disparó contra aquella despreciable excepción.

2 comentarios:

  1. un sociólogo con una pistola en la guantera? :O esperemos que Leire Pajín no lleve también una. El relato espectacular como de costumbre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.