13 de mayo de 2011

El Naúfrago


Un naúfrago que contemplaba el mar desde la playa de una isla desierta en la que estaba atrapado, dialogando consigo mismo se decía:

-¿Qué es lo más inteligente que puede hacer una persona inteligente?

-Buscar el Bien.

-¿Y qué es el Bien?

-Lo que entraña un provecho para todos.

-¿Y qué es lo que proporciona más provecho a largo plazo?

-No hacer nada porque cualquier acción empeora el mundo.

-Pero si no hacemos nada, la vida se detiene y deja de existir, lo cual también es un mal notable.

-Hemos buceado hasta el último abismo en busca de un determinante racional de la voluntad humana y hemos descubierto que lo que debemos querer es lo provechoso y útil y, a pesar de ello, el hecho de que toda acción engendre tanto mal como provecho es un motivo igualmente racional para que debamos querer no hacer nada. La principal o más evidente consecuencia de esto es que es falso que haya ningún imperativo categórico rigurosamente hablando en la vida moral humana.

Y si esta conclusión es correcta, ¿por qué después de seis años aislados en esta isla desierta ella sigue pensando que es necesario coger la comida con el pulgar y el índice?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario