30 de abril de 2011

"Querer es Poder"

J.I.R., el aspirante a futuro presidente, tras firmar unos documentos, se despidió de sus colaboradores, que momentos después abandonaron la casa. Desanudándose la corbata se sentó en el sofá a ver en el televisor los comentarios sobre el debate en el que había participado esa noche. Su esposa entró por la puerta vestida con su bata de dormir y le dijo:

-Narciso, todavía falta un año para las elecciones y sé que es ése el único motivo por el que no quieres que nos divorciemos, pero si alguna vez me has querido, es el momento de que lo demuestres y me dejes libre.

-Ya estás con tus estúpidas reivindicaciones, Josefina. ¿Cómo podría demostrarte que te quiero si todos mis intentos se estrellan contra tu testarudez? ¡Busco tu bien, Josefina, sólo tu bien! Pero eres tan egoísta que no dejas que decida yo lo que más te conviene.

Josefina dejó caer unas lágrimas en silencio, sentía una desesperada amargura.

-Éste país lo comprendería, Narciso, en Sudamérica han cambiado las cosas... deja que me marche, por favor, quiero ser feliz con otro hombre -dijo en tono de súplica.

-Ven aquí, paloma mía, no llores. El no te querría tanto como yo. La bofetada del otro día no la veas en su efecto cortoplacista, a largo plazo verás cómo es por tu bien...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario