13 de abril de 2011

El hombre más inteligente del año

El año 546 después del Gran Computador, recibió el Premio Nube a la inteligencia humana un papión de Guinea por su meritoria labor de descalabrar con una rama a un compañero de manada que intentó acercarse a él para despiojarle. Según dijo el portavoz del Tribunal que falló el premio, ese año se había decidido premiar a un mono porque era imposible que se encontraran mayores muestras de inteligencia entre los humanos, que no habían querido evitar la guerra que hubo entre los Euros de la asiática Euria y los cómicamente llamados Céntimos, que al final la perdieron, como todos esperaban.

Durante la ceremonia de entrega del premio lanzó ensordecedores gritos, corrió por toda la sala y se encaramó sobre las cabezas de los respetables asistentes, nada que no fuera tradicional en ese acto, según apostillaban los maliciosos. La retransmisión televisiva del evento tuvo que interrumpirse, durante minutos, porque el galardonado clavó su puntiaguda dentadura en el brazo de un cámara.

A su vuelta a la manada, se le veía a menudo sentado de espaldas a los otros babuinos y con la mirada vuelta hacia las imágenes de su mente. Quizá se acordaba del honor recibido o quizá de la mandrila que obtuvo el Premio Nube en su versión femenina y que le dio un violento mordisco en la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario