5 de mayo de 2011

El Cine Olvidado

- Recuerda nuestro pequeño compromiso: constancia, hija, constancia, porque no va a ser fácil, pero tú puedes hacerlo porque eres uno de esos seres superiores que...

-Pero, mamá, a veces caigo en la desesperación porque no veo claro ese luminoso futuro que me prometes.

- Está en tu mano, hija, lo estás alcanzando con la punta de los dedos.

- Tal vez, o tal vez fracase y te avergüence.

- No concibo tu fracaso bajo ningún concepto, estoy tan segura de tu triunfo que ya, ¡oh!, ya siento el placer de tu éxito.


- El éxito, hermosa emoción...

- Reservada a los grandes, querida. Abracémonos. Mua.


- Mua. Pero... ¡Ya lo noto, ya sale de mí!

- ¡Sigue, sigue, hija! ¡Hazla grande, grande! ¡Qué adorable hija! Lo único que siento es que en éste lugar no parece haber demasiadas moscas para comer...











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario