31 de marzo de 2011

El Medico Guerrero -2ª PARTE


-¿Y nadie ha hecho nada para expulsar de su profesión a semejante tipo?

-¿A don Enrique Ibáñez? -dijo el anciano. Pero si es un pedazo de pan. Cuando la consulta está abarrotada se pone muy estresado y se desahoga dando trompazos y tirando de los pelos y, para que todos vean que se avergüenza de su mal comportamiento, él mismo pone la cruz en el almanaque. Eso sí, jamás el estrés le ha hecho cometer una negligencia médica, ni dice a ningún enfermo que llega a última hora que no lo puede atender y que vuelva mañana: puede que salga de la consulta con el ojo morado, pero será atendido a la perfección.

-Pues no veo que haya motivo para el estrés aquí -dijo mi amigo-; ahora mismo sólo estamos nosotros tres.

-Es que hoy libran los enfermos.

-¿Qué quiere decir con que libran?

-El último martes de cada mes los enfermos del pueblo saben que no deben venir a la consulta porque al que se le ocurra hacerlo, aunque puede contar con un cuidado de primera para su enfermedad, va a ser a costa de oírse tratar de bonito para arriba y de aguantar las burlas e insultos del doctor y saldrá de aquí creyendo que es poco más que un trapo sucio.

-Entonces ustedes dos estarán muy graves cuando han venido a pesar de lo que me dice.

-Nosotros estamos sanos como un roble, no padecemos de nada.

-¿Y qué hacen aquí?

-Es que es tan animado y entretenido lo que ocurre en este lugar que mi amigo Pascual y yo, Juan para servirle, venimos como público.

Mi amigo pensó entonces que por una simple gripe no valía la pena ir al médico porque lo que de verdad la cura es guardar cama y, aunque estaba que se moría, se fue por donde entró sin ver al doctor.

En la puerta se volvió a encontrar con el hombre minusválido al que dijo:

-¿Por qué viene a vender lotería hoy, si es el último martes del mes?

-Estos días es cuando más lotería vendo -contestó aquél- porque durante toda la mañana viene un torrente de vecinos a preguntarme si ha caído por aquí alguno que no sea prevenido...

Fin del Cuento
El Médico Guerrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.