21 de marzo de 2011

Advertencia al psicoanalista

-No he conocido en mi vida nadie tan digno, inteligente, valiente y, ante todo, tan bondadoso como él. Mire usted, gracias a él he conseguido aprender lo que es la amistad de verdad y, al mismo tiempo, conocerme mejor a mí mismo. Me siento más humano desde que hemos trabado esta relación de amigos y no me separaría de él ni el dinero, ni las mujeres, ni ningún otro interés egoísta... Su único defecto es que es un animal.

Pero, teniendo en cuenta que el comportamiento y los sentimientos de las especies no humanas están rodeados de misterio para un psicoanalista como es usted, es un defecto tan valioso que lo considero más como una virtud y un signo de superioridad. Y le advierto algo, doctor, el día que me vuelva a insinuar que tengo tendencias zoofílicas, será el último que reciba mi dinero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario