1 de mayo de 2012

La Casa Agramatical (según el Dementium Fabularum Liber III)

A Isabela Dávila



Cuentan que el año 538 después del Gran Computador, un inglés comedor de isótopos radiactivos acudió, presa de un piadoso pavor a pedir una audiencia al Pío Doctor Gramático Lexicográfico de la Diócesis. Le respondieron que era imposible, pero ante el patetismo de su insistencia, permitieron que le recibiera el Segundo Catedrático de la Comisión Provincial de Asuntos Léxicos. Cuando se halló ante el Catedrático, sus palabras fueron interpretadas como blasfemias de un espíritu rebelde.


-Mi casa se ríe, Ilustrísima -dijo.

-Emisor del mensaje verbal -replicó el Catedrático con tono y semblante graves-, por la claridad y esplendor de nuestra magna lengua, no mancilles esta abadía con impías incorrecciones sintáctico-semánticas...


Y el comedor de isótopos radiactivos contestó:

-Pero si es verdad que se ríe...

El catedrático le envió sin contemplaciones a la prisión de la Santa Corrección pero, intuyendo que había algo más, decidió que se inspeccionara el domicilio del malhablado.

El portavoz de esta expedición fue claro y tajante en las palabras con que resumió lo que habían presenciado en vivo en aquella casa:

-Cuando llegamos, la casa no se reía porque le dolía el tejado pero vimos una escoba bebiéndose el ajedrez del escritorio y un horno que podía borrar las luces de las habitaciones.

-De modo que era cierto... -dijo el Segundo Catedrático sorprendido. Si esto transciende pueden ser socavados los cimientos de la Internacional Lingüística. ¡No lo podemos permitir!

Y, en efecto, al mismo tiempo que su habitante recibía doscientos latigazos, las puertas y ventanas de aquella casa fueron selladas alegando la misteriosa causa acostumbrada: higiene espiritual.


2 comentarios:

  1. Una vez te escribí…que te respondería en tu blog, pero en verdad me embriagas con talento, inteligencia y creatividad, Kant debe esperar.Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Tus comentarios me sacan momentáneamente de las tristezas de estos días de depre cíclica que tanto afectan a mi autoestima, te los agradezco de verdad y te envío un besito soplado que espero te haga mucho ruido en la cara cuando llegue.

    ResponderEliminar

Gracias por su comentario